miércoles, 30 de marzo de 2022

Я відчуваю гордість

Mi hijo Ignacio es un niño como los demás, no tiene nada de especial, aunque a la mayoría de los padres nos parezca que son especiales nuestros hijos, algo que supongo que debe ser un efecto secundario de la paternidad.

Como tantos otros niños hoy no solo ha ido al colegio, sino que además tuvo hora y media de clase de preparación del examen B1 de Inglés, entrenó otra hora y media con su equipo de fútbol, hizo sus deberes y visitó a su abuela a la salida del colegio.

Hace un rato, como tantos otros niños, debía de estar reventado, pero aun así, cuando fui a su cuarto para pedirle que se acostara, me lo encontré con una libreta delante del ordenador apuntando expresiones cuya extraña caligrafía copiaba del traductor de Ucraniano de Google. Repito, como tantos otros niños de España en cuyos colegios también hayan acogido a otros refugiados ucranianos. Por eso, repito, que no creo que Ignacio sea nadie especial, estoy seguro.

Я відчуваю гордість, que parece que es como se debe escribir ''estoy orgulloso'' en Ucraniano.

miércoles, 23 de marzo de 2022

buena gente

A Unzué los sevillistas no solo le tenemos que agradecer los siete años que jugó en nuestro club con una entrega y profesionalidad digna de elogio o el cariño que nos muestra cada vez que recuerda su pasado sevillista. Tuvimos la suerte de disfrutar de un portero de talla internacional, Dorsal de Leyenda desde el día de hoy, que también ayudó a sembrar el Sevilla del futuro.

A Unzué le tenemos que agradecer los sevillistas el ser uno de los principales artífices de nuestro Sevilla moderno, pues fue tanto el tiempo que tuvo que pasar Monchi en el banquillo esperando su oportunidad que no le quedó más remedio que ver los toros desde la barrera y empaparse de fútbol. De no haber sido así, el Leon de San Fernando no sabría de fútbol lo que sabe a día de hoy.

Además, a Juan Carlos, Unzué, cualquier persona de bien le debe agradecer la actitud con la que afrontó hace dos años el diagnóstico de su enfermedad, así como su valentía y generosidad con los que también la padecen. Juan Carlos quiso convertirse en la cara visible de la ELA y al igual que hizo otras tantas veces vuelve a defender los colores de su equipo, que no es otro que el de todos los enfermos de la esclerosis lateral amiotrófica.

En el libro “Juan Carlos Unzué: Una vida plena” cuyos beneficios se destinan para recaudar fondos para la investigación de tan cruel enfermedad, se dice que hay una leyenda que asegura que la ELA, como algunos sospechábamos, es una enfermedad que afecta a la buena gente; algo que en el caso de Juan Carlos Unzué no puede ser más cierto. Ojalá el partido que ahora le toca disputar tenga una prórroga muy larga y lo gane. Aunque sea en los penaltis, que sabemos de lo que hablamos. Porque el “nunca se rinde” es de Juan Carlos también.

sábado, 19 de marzo de 2022

placebo

Amanece un día precioso en Sevilla. Desde la elíptica de mi gimnasio se ve el paseo del río por el que tantas veces he trotado, mi hábitat natural cualquier mañana de sábado, como la de hoy, hasta hace dos meses.

Nada de correr de momento, me dijo mi fisio la última vez que nos vimos. Elíptica, bicicleta estática, estiramientos, sentadillas, prensa y máquinas de remo, isquios o cuádriceps, puedes hacer; más un poquito de tonificación si te apetece.

Placebo, puro placebo.